sábado, 14 de octubre de 2017

CÓMICOS





             Anoche estuve en el Teatro Amaya viendo al gran Arturo Fernández y su “Alta Seducción”.  Arturo Fernández hace siempre el mismo personaje, porque ha llegado donde lo logran muy pocos: a ser él mismo su propio papel. Ese seductor chulesco y, en el fondo, romántico y entrañable que llega al corazón de todas las edades.

            La obra es una comedia romántica excelente y divertida, pero lo que realmente emociona de esta función es observar  al gran Arturo de play boy nacional con casi 89  años en  el que, quizá, sea ya su último  papel, que es su papel de siempre, con el que ha enamorado a tantas generaciones.

             Quizá sea un último homenaje a él mismo y a toda su carrera. Y, por supuesto también,  un homenaje a todos nosotros que lo admiramos,  demostrándonos una vez más que la edad no importa, o no debe importar tanto, y que uno puede enamorar a quien pretenda, yo lo extendería a conseguir cualquier otra cosa,  solo con dedicarse a fondo y con pasión.  Con soñar con ello, en definitiva.

            El público respondió al final de la obra con un aplauso interminable que, supongo, quedará grabado en la mente del galán para siempre. Porque el teatro es fugaz: pasa y no deja huella en ningún soporte (el cine deja las películas y la literatura los libros), solo queda en el recuerdo único e inolvidable de los que compartimos una velada en ese concreto momento y lugar. Y recibimos la gran lección de que todos podemos ser galanes hasta casi los 90 años de edad.

             Aproveché también para saludar al gran Pedro Ruiz, que estaba en el teatro donde asimismo tiene función, sólo los sábados por la noche: la obra se llama Confidencial y, según me dijo, se desnudará en ella ante su público como nunca antes lo había hecho. A mí Pedro Ruiz me parece uno de los cómicos más inteligentes, mordaces y hasta corrosivos del país. Y su precio paga por ello: “¿Por qué no se te ve últimamente por televisión?” , le pregunto. “Pregúntaselo a ellos, llevo vetado catorce años”.  Yo lo vi la primera vez en “Historias de un Ruiz-Señor”, durante la transición. Una obra donde la gente, y yo mismo,  se caía literalmente de las butacas de la risa, mientras destrozaba a los políticos de turno con unas imitaciones que arrasaban.  Nunca he visto en mi vida nada igual.




            A mí por aquella época me gustaba mucho el teatro. Y cómo no podía pagármelo iba con un amigo a lo que se denominaba “la clac”, es decir y hablando en plata, de aplaudidor contratado para animar la función a cambio de entrada gratuita.En las funciones de Pedro Ruiz, hacíamos huelga de palmas. No hacía ninguna falta y nos dedicábamos a ejercitar la mandíbula de tanto como nos reíamos.  Por entonces aprendí que es más fácil hacer llorar que reír. Para esto último hace falta una gran inteligencia. Como la que tiene Pedro Ruiz.

            Rindo homenaje hoy a estos dos grandes cómicos. Con todo mi agradecimiento por todos los buenos ratos que nos han hecho pasar y que quedaron grabados en nuestra memoria para siempre. Como espero que queden en la de ellos nuestros aplausos, para que vivan de ellos y gocen de nuestro entusiasta reconocimiento cuando se baje el telón.

             FRT/ Escrito para blog y redes.
             Puedes seguir mi obra en MI PÁGINA OFICIAL: www.franciscorodrigueztejedor.com


sábado, 7 de octubre de 2017

EN LA OSCURIDAD DE LA NOCHE



EL CLAXON: Capítulo IV



     Un lujoso coche se deslizaba suave y silenciosamente por la noche. Sus potentes faros abrían la oscuridad que caía sobre aquel camino de tierra por el que transitaban.
     El Mercedes del hotelero era como un sigiloso barco buscando fondear en la más apartada cala.
     Dentro del coche, don Lorenzo había atraído a Laura junto a sí y pasaba su brazo derecho por los hombros de la muchacha. Iban así, engarzados, con sus cabezas casi juntas, como si pilotaran ambos su destino que se adentraba en la noche.
    Era curioso pero Laura seguía viendo lo que ocurría en el coche como si estuviera fuera de él.  De igual manera que le había ocurrido en el restaurante. Como si mirara al interior a través de una de las ventanillas del vehículo.
     Y desde fuera se veía, en una escena también sin sonido, cómo hablaban, con frases cortas y chispeantes. Cómo se reían. Sí, se susurraban cosas picantes, llenos de complicidad. Luego se besaban en la boca, mientras el Mercedes reducía más y más la marcha, hasta casi pararse.
    Aunque luego la retomaba, de repente, con más velocidad, como si quisiera ya arribar a su destino.
    Y el coche llegó a un mirador natural que se elevaba unos metros sobre el lago del pantano. El restaurante también tenía unas vistas sobre el lago. Pero eran éstas más lejanas, desde el otro lado de un paseo iluminado.
     El Mercedes giró para entrar en el espacio del mirador y apagó las luces de posición. Allí el Mercedes parecía más barco que nunca, casi flotando sobre aquellas aguas dormidas, iluminadas de forma tenue sólo por los rayos de luna.
     Enfrente del coche, abajo y, desde allí, en lontananza, se mostraba el lago del pantano, como una alfombra de grises, de platas y de negros que se fundía con la oscuridad en la distancia, ofreciendo una vista bellísima a la luz de la luna, aunque un poco siniestra también.
    Sí, las aguas del pantano, tenían un doble efecto: ofrecían a quien las miraba, a Laura, aquella belleza llena de perfección, pero también de frialdad y misterio que le impactaba a la muchacha y luego le sobrecogía el alma. Se la llenaba de escalofríos y de difusos temores pero, también, y en contrareacción a esto último, le apetecía permanecer allí, en el refugio cálido del habitáculo del coche, oliendo a piel curtida y a madera de raíz. Y también a aquella colonia varonil que se mezclaba perfectamente con ambas.



     Hacía calor allí dentro. O, tal vez, no era calor exactamente sino  más bien pasión. Pasión al rojo. Un mundo de susurros y jadeos, solo levemente amortiguados por aquella música lenta y machacona, a veces romántica y a veces violenta, con aquellas letras en francés cantadas por aquella voz tan sensual como ebria.
     Laura estaba a horcajadas encima de los muslos de don Lorenzo en el asiento del conductor. Tenía la ropa revuelta, con la blusa desabrochada y la falda enrollándosele por la cintura. La correa del pequeño bolso seguía cruzándole el pecho en bandolera como una prueba de las urgencias de la pasión, cuando embisten de lleno.
     Sí, la pasión los mostraba a los dos jadeantes y moviéndose ya  vertiginosamente. A sacudidas eléctricas y aceleradas.
     La negra melena de Laura estaba absolutamente despeinada y revuelta y le cubría toda su cara. La boca de don Lorenzo también se perdía en ella, buscando quién sabía qué secretos guardados entre su cuello y su oído. O, tal vez, solo le susurraba aquellas extrañas palabras en francés, de aquellas canciones exóticas que Laura no había escuchado antes  jamás.
    En el clímax de aquella fiebre, don Lorenzo levantó sus manos y agarró con ellas el cuello de Laura, como si ya éste fuera su único asidero en aquel vaivén enloquecido. Lo apretaba con todas sus fuerzas, como si quisiera capturar aquel latido de vida que corría por él. Y eso le enloquecía todavía más.
     Porque Laura se revolvía entre sus brazos sintiéndose ahogar.
    De repente, don Lorenzo separó su cara de la de Laura y apretó su garganta contrayendo todos sus músculos, en un esfuerzo descomunal, mientras aparecía una expresión de perturbado en su rostro congestionado y lleno de frunces, pero también desencajado por el placer.
     - Zorra, zorra… que eres una zorra… ¿Te gusta el mirador? ¿Dime, te gusta el mirador…? - musitaba extasiado.
     - Zorra, mi zorra… que eres tú mi zorra… - repetía una y otra vez sin dejar de apretar todo lo que podía.
     Laura  intentó soltar de su cuello las manos de aquel hombre, pero éstas eran  como verdaderas garras sobre su presa. Ella se revolvía sobre los muslos de don Lorenzo buscando desasirse de aquel mortal abrazo. Y ello encorajinaba y excitaba todavía más a don Lorenzo.
     En uno de estos movimientos, el bolso quedó aprisionado entre las nalgas  de Laura y el volante. Era un pequeño bolso en el que la muchacha no llevaba apenas nada, aparte de su teléfono móvil.
     Entonces Laura sintiéndose ahogar, echó sus  manos hacia atrás en un último esfuerzo por encontrar algo con lo que pedir ayuda. Se topó con el volante y a continuación empezo el silenciola muchava so quedaó a pulsar el claxon  con todas sus fuerzas. Como si pudiera gritar con él todo lo que enmudecía su garganta.
     -¡¡Poooo!!! …¡¡¡Pooooo!!!... ¡¡Poo…
    Pero don Lorenzo no se lo permitió por mucho tiempo. Apretó todavía con más fuerza, con toda la que era capaz en aquel momento,  estrujando entre sus manos el casi ya rendido cuello de Laura, mientras se convulsionaba, con una cadena incontenible de estremecimientos, bajo los muslos de la chica.
     - Zorra, zorra… que eres una zorra…
   
     Y se hizo el silencio.
    
     Por fin, don Lorenzo, exhausto, satisfecho, apartó de encima suyo el cuerpo de Laura, con una mueca de desprecio, como si le repugnara ahora su contacto, un contacto tan íntimo,  empujándolo con desdén al asiento del copiloto.
     Allí quedó la muchacha, como un juguete roto, aparentemente muerta o, al menos, sin sentido, con los ojos terriblemente abiertos y una expresión de terror y de incredulidad, o tal vez fuera solo asfixia, en ellos.

      DESCÁRGATE "EL CLAXON"  ESTOS DÍAS A   APRECIO SIMBÓLICO EN:



jueves, 21 de septiembre de 2017

RABIOSA ACTUALIDAD



REFLEXIONES SOBRE  LA RABIOSA ACTUALIDAD

Es la primera vez que rompo la regla que me impuse hace años. No hablar nunca de la rabiosa actualidad.
No merece la pena.  Ya están los profesionales del momento para ello. Pero vivimos un momento especial, casi peligroso.

Yo soy, o me gustaría ser, un escritor de horizontes.  De  perspectivas. De tendencias.  De íntimos sedimentos y querencias.

Lo que pasa es que me duele mucho lo que está pasando.  Seguro que como a muchos más, aunque no sean escritores.

Lo de Cataluña es grave. Y penoso. Duele.

Lo que más duele es que hay gente que, en vez de sumar, resta. Mal  negocio.

Supongo que el prurito. Y el orgullo,  mal entendido, es la contrapartida.

Yo no soy un político, por Dios. Ni me gustaría serlo. No tengo esa vocación. Aunque respeto esa profesión, como a cualquier otra.

Simplemente no entiendo lo que pasa, y me gustaría que reflexionáramos lo siguiente:

1.-  Hemos de perder el miedo a lo diferente. Al final todos dormimos en una sola cama y nos sentamos de la misma forma en el mismo váter.  Y nos moriremos todos, unos detrás de los otros, persiguiendo los mismos sueños. Y las mismas dudas...  Y da igual si nos expresamos mejor, o más cómodos, en una lengua que en otra. En el mundo que viene lo más preciado será la capacidad de comunicarnos con los  demás.

2.-  El hombre es un ser social. Ya lo dijo Aristóteles. Y eso significa que, para crecer, deberemos integrarnos en una sociedad  que está por encima de nosotros como individuos. Y nuestra sociedad local, cercana, deberá integrase en otras, más lejanas. Más amplias.




3.- Yo, como escritor,  un ser eminentemente individual, independiente y crítico, desconfío de los políticos. De los malos políticos, quiero decir. De aquellos que, en vez de que pase su pueblo a la historia, quieren  pasar ellos,  alzándose sobre un montón de sufrimiento y, tal vez, de cadáveres. Estos no me interesan en absoluto. Me gustan los políticos que buscan sumar, engrandecer, ampliar horizontes., que sus representados vivan bien y tengan toda la información para continuar haciéndolo. Lo contrario, me parece mezquino, ruin, cercenante, amputador, pobre, en definitiva.

4.-  Yo no manejo todas las estadísticas , todos los datos;  me muevo por el instinto, por las experiencias cercanas. Viajo, orgulloso, por las Españas,  y veo que las ciudades están cuidadas, con las plazas llenas de fuentes, de jardines, de rosas. Nada es perfecto, lo sé. Ha habido una crisis terrible, lo sé también. Pero no me trago el cuento de que ahora todo es un desastre. Hablo con unos y con otros, jóvenes y, sobre todo, mayores, pregúntesele a estos últimos en confianza: vivimos como nunca.  Y, encima, la crisis, en sus coletazos más profundos, parece quedar atrás. Hay que reparar a los dañados ahora. Sin falta.

5.- España es uno de los países más importantes de la historia universal.  Quizá de los diez países más importantes o, incluso, de los cinco.  No es un mal negocio ser español.  Habrá muchos errores en nuestra historia, sin duda. Que habrá que juzgar con los ojos de aquel tiempo. No del de ahora, ojo.

6.- España es un país complejo. Muy antiguo, pero con un  nacimiento peculiar.  Conozcámoslo y respetémoslo. Respetemos el conjunto, tan valioso. Y respetemos las partes, tan valiosas también. Respeto mutuo, esa es la palabra.

7.- Es muy fácil destruir, desvalorar, echar por la borda tantos encuentros, tantos momentos vividos juntos.  Construir lleva su tiempo, su empeño. Sus siglos. Llamo aquí a los construidores, a los reformadores,  a lo sumadores. Y desllamo a los héroes momentáneos, a los orgullosos, a los narcisistas,  a los que  son miopes, sin gafas correctoras algunas.

8.- ¿Por qué no aprovechar ese acervo común de una de las naciones más importantes del mundo de todos los tiempos? ¿Por qué no reconocer el empeño, la dedicación, la impronta, el trabajo, la singularidad de sus partes?

9.- ¿Por qué no olvidarnos de esos políticos que viven, medran, pensando en su próxima cita electoral? Por qué no pensar en nosotros. Çon quién nos relacionamos,  a quién amamos. A  quién estamos haciendo sufrir.  De quién vamos a divorciarnos y por qué. Cambiemos a aquellos políticos que siembran problemas en vez de soluciones.

10.- Estamos en el club de los quince países más prósperos, y más justos, y más cultos, y con más futuro, del mundo. Nos lo merecemos después de nuestra larga historia de esfuerzo, de trabajo y de dedicación. No lo desaprovechemos  por ver quién la tiene más grande.  Que es lo que nos proponen algunos politicastros para ocultar su inoperancia, su falta de habilidad,  su intención de ocultar sus desmanes o por pasar a la historia, ellos piensan que por héroes y la historia los juzgará, quizá, por narcisistas, prevaricadores y por arrimar el ascua a su sardina.

Ustedes y yo somos libres. No nos dejemos llevar por los cantos de sirena de quienes quieren representarnos, sin ganarse nuestra confianza a base de buena información, interés en sumar, en crecer, en engrandecer. Mientras nos ofrecen  un culto a su imagen, detrás de palabras vacías  y de historias que nada tienen que ver con el mundo de hoy.


Escrito para el blog: www.eldiaquefuimosdioses.blogspot.com y redes sociales.