miércoles, 15 de noviembre de 2017

TAMBIÉN QUERÍAMOS SABER DE SEXO




 Capítulo XIX

También queríamos saber de sexo

        Los vientos del cambio soplaban sin cesar. Aunque los cambios no siempre eran para bien. Por lo menos en el corto plazo.
       En nuestra familia todo se empezó a complicar. A estropear, quiero decir.
       Pero todo esto ya lo contaré a su debido tiempo

      Hay un tema que, acabo de darme cuenta, se me había quedado pendiente.
      Y es el tema del sexo. De la sexualidad. Que también existía entonces, como siempre ha existido. Inclusive en aquel grupo de mocosos que éramos nosotros con nuestros ocho, nueve o diez años a cuestas.
      Entonces no había internet, así que la curiosidad sobre ciertas palabras, que tenían unas connotaciones subterráneas, o morbosas o, qué se yo, que te producían esa inquietud interior que te llenaba de confusión, de miedos y de esperanzas a un tiempo, había que satisfacerla por otras vías.

      Un día, yo me acordé, al respecto, del tío Ezequiel. Y de su gran diccionario que alguna vez había visto en la botica.
       Sí, una tarde que me rondaban por la cabeza algunas de estas cosas me fui a su casa.
      - ¡Hola tío, cuánto me alegro de verle! – le saludé muy efusivo -  Es que don Zacarías nos ha encargado una redacción y quería utilizar su diccionario, si no le importa, claro.
      - Germán, ¡cómo había de importarme!, es la mejor forma de incrementar tu lenguaje y tu cultura. Y si me necesitas, yo mismo puedo ayudarte en lo que pueda.
      - No, tío, descuide. Debemos tratar  de hacerlo nosotros solos.  Es lo que nos ha dicho el maestro.
      Mi tío Ezequiel que, probablemente, había pensado para sus adentros: “Bien dicho, Zacarías”, me sonrió y solo dijo, una vez bajó el diccionario de una estantería de libros que tenía en la botica.
       -Aquí lo tienes, Germán. Siéntate en la mesa, ahí en la cocina, al lado de la ventana.
       Yo cogí el diccionario y me alegré de que mi tío me dejara a solas con aquel libro mientras él volvía a la botica.
       Cuando ya estaba sentándome en la mesa oí de nuevo su voz.
        - ¿Y sobre qué es la redacción, Germán?
       Pero eso ya me lo tenía yo preparado.
        - Es sobre la caza, tío. Como ahora está de moda Sacecorbo, con los faisanes y todo eso…
       Ahí mi tío se quedó tranquilo y se fue a sus quehaceres.
      Yo llevaba una lista de palabras apuntadas en un papel. Pero no enteras , claro, sino solo una abreviatura. ¡Dios mío si me las hubieran descubierto!


   
       Por un momento dejo de teclear en el ordenador y buscó mi diccionario. Es un ejemplar de la última edición de la Real Academia Española de la Lengua. Ya no me acuerdo muy bien de lo que ponía en aquel viejo diccionario de mi tío y las cosas, estas cosas, no habrán cambiado mucho, ¡digo yo!
      Lo que recuerdo muy bien era en qué palabras estaban mis inquietudes por entonces.

      La primera palabra empezaba por j, claro.
      Pero como siempre en estos casos, cuando buscabas en el diccionario, te quedabas con más dudas que traías:
      “Praticar el coito”, decía.  Aunque también: “”Molestar, fastidiar”. Me fui corriendo a mirar coito, claro.
      Coito: “Practicar la cópula sexual”
      Me quedé frustrado. Estaba mucho peor que al principio. Así que me fui, un poco cabreado ya, a buscar rápidamente “cópula”.
      Cópula: “Atadura, ligamento de algo con otra cosa. Acción de copular”.
      Yo estaba desesperado. Pero los diccionarios, ¿realmente servían para algo?
      Me fui a mirar “copular”, claro.
      Mi tío se acercó mientras me preguntaba.
      - Qué tal Germán, ¿qué palabra estás buscando?
      Me sentí un poco horrorizado. No se me ocurría ninguna. Ninguna que le pudiera decir, claro. Busqué desesperadamente alguna cercana por el diccionario y encontré una un poco más abajo.
      Coquina: molusco acéfalo. Abunda en las costas gaditanas y su carne es comestible.
      Lo de molusco sí me sonaba, pero no lo de acéfalo ni lo de gaditano. Pero lo de carne comestible me animó.
      - Estoy mirando coquina, tío.
      - Pero eso no es caza, Germán. Sino pesca. Es un molusco.
      - Sí, sí, tío…  Es que don Zacarías nos ha dicho caza y pesca.
      Y mi tío llegó a la mesa y se sentó a mi lado. Y se acabaron las consultas al diccionario. Por lo menos las consultas que a mí me interesaban. Se me habían quedado en la recámara un par de palabras que, con la que había intentado buscar, formaban la auténtica trinidad de aquello que me perturbaba. Una se refería a aquello que teníamos los chicos y que empezaba por “p” y otra a lo que tenían las chicas y que empezaba por “c”. Seguro que tenían que ver todas ellas con aquello del coito y con la acción de copular. Pero el diccionario, en el poco tiempo que tuve, no me aportó ningún detalle, que era lo que yo más buscaba.
      Eso sí, mi tío Ezequiel me puso al día de la caza mayor y menor que podía uno encontrar en Sacecorbo y hasta en las selvas y sabanas africanas. Y cuando terminó con la caza empezó con la pesca: a mano, con sedal, con caña, con red… Bueno, hasta que desconecté y volví a pensar para mis adentros en aquello de la acción de copular. Que es lo que debían hacer los mayores, ellos con ellas,  sin parar…

        Sonrío por un momento recordando cómo nos sentíamos entonces en este campo. Y, luego, cierro, parsimoniosamente, el diccionario. La verdad es que no sé por qué, con el tiempo, se me ha ido quitando la curiosidad. Ya no busco en el diccionario nada que realmente me interese, sino solo cuando me atranco en alguna palabra que, cada vez me ocurre más a menudo, lo abro. Aunque, casi nunca la encuentro, porque acabo distrayéndome con otras cosas y con otras palabras que no vienen a cuento de la que yo necesitaba. A lo mejor esto es hacerse mayor, viejo, que uno va dispersándose y desconcentrándose. Cada día un poco más.
       Por eso me gusta tanto volver a aquellos años. Porque entonces todo estaba lleno de vida. Y de cosas desconocidas que te atraían, como un balcón entornado que esperaba que te acercaras  y empujaras sus portezuelas para enseñarte la belleza del paisaje que se escondía más allá…
       Aunque, a veces, los paisajes que descubríamos tratando de satisfacer nuestra curiosidad sin límites, eran crudos y realistas. Como la vida misma.
     
     Un día estábamos jugando a la estornija en la Plazuela del Olmo. En aquel momento llevaba la voz cantante Julián, que gritaba a más no poder.
      - ¡Cirrio, marrio! ¡Que vaya a casa de mi tío boticario…!
      Y entonces le pegaba un estacazo a la estornija, que era un palo de unos 30 centímetros de largo que descansaba sobre un poyete, enseñando al vacío uno de sus extremos. Julián le golpeaba con un palo más grande que llevaba en la mano (que era el cirrio o marrio) a la estornija en la punta y ésta saltaba por los aires. El resto de los chicos y chicas tratábamos de coger la estornija antes de que llegara a caer al suelo. Ahí las chicas tenían ventaja porque se cogían la falda con las manos y esperaban que la estornija cayera en su regazo.
      La verdad es que fue un gran golpe aquel de Julián. Estábamos jugando como unos cuatro o cinco chicos y tres o cuatro chicas.
       Pero entonces llegó corriendo el pequeño Agus gritando.
       - ¡Eh…! ¡Que en la esquina de la tía Vitorina hay dos perros chingando…!
      Todo nuestro mundo infantil se detuvo al instante. Saltó por los aires como la estornija. Y ya  nadie hizo caso,  de la estornija quiero decir,  que cayó al suelo olvidada por todos.
      El propio Julián tiró el cirrio lejos de sí y exclamó.
       - ¡Pues vamos a verlos!
      Y salimos todos  corriendo.
      Cuando decía todos me refería a todos los chicos. Las chicas se fueron de allí a jugar a otro sitio, cuanto más lejos mejor. No fuera que pensara alguien algo malo de ellas o que tenían algún interés en aquel tipo de cosas.
       Llegamos a la esquina de la tía Vitorina casi jadeando, porque no nos queríamos perder nada de aquel espectáculo.
       Estaban los pobres perros enguilados, mirando cada uno a un extremo de la calle y sin poderse destrabar. También jadeaban, como nosotros.
       Ellos y nosotros nos mirábamos mientras tratábamos de recuperar el aliento.
       Pero, los chicos de entonces, en cuanto no comprendíamos algo completamente o nuestra curiosidad no acababa de estar satisfecha, lo solíamos resolver tirando piedras y destrozándolo todo. Quizá ahora pasa lo mismo, porque el otro día estuve en el parque con mi mujer y estuvimos observando cómo dos niños le arrancaban a una  muñeca la cabeza y luego le sacaban los ojos.
       Así que el pequeño Agus, que ya los debía haber visto antes, se cansó el primero de mirar. Se agachó y dijo:
      - ¡Vamos a apedrearlos! ¡A ver si se desenguilan!
     Y eso hicimos todos.
     La verdad es que los pobres perros no se ponían de acuerdo hacia donde huir. Uno tiraba para un sitio y el otro para el contrario y claro, no conseguían moverse en dirección alguna, mientras, aguantaban dando quejidos, todas nuestras pedradas.
     Por fin encontraron un hueco en la pared de un huerto y huyeron  los pobres a trompicones. No sé si les quedarían muchas ganas de repetir, la verdad. Por mucho que se quisieran. Pero eso tenía que ser el amor. Bueno, el amor, a lo mejor no, sino solo la llamada de la carne, del sexo. Como a nosotros que, aunque todavía no la sentíamos, ya empezaba a rondarnos la primera curiosidad de saber en qué consistía todo aquello.

      Sí, nosotros éramos todavía muy pequeños para aquellas lides. Pero queríamos mirar y saber. Acercarnos más a aquel mundo que nos esperaba y al que nos veríamos abocados sin remisión cuando fuéramos algo más mayores.
      Y aquel mundo, a veces, se nos ofrecía al natural, crudamente, sin protección alguna.

      Un día salíamos de la escuela, como siempre a la una, para ir a comer a casa. Yo venía con Julián que vivía en la carretera, como yo. Nos habíamos rezagado un poco. Cuando llegamos a la Pontecilla, vimos la cabeza del Peliblanco por encima de las tapias de los huertos, junto a una pequeña casilla que había en uno de ellos. ¿Qué haría allí el Peliblanco?
     Para saberlo, nos acercamos sigilosamente a mirar por entre las paredes de piedra y allí entrevimos que había un grupo de cinco o seis chicos de nuestra edad rodeando al Peliblanco. Así que empujamos una puerta de madera entornada que daba a la calle y nos metimos dentro.
     Al principio no sabíamos qué ocurría.  Los chicos estaban en semicírculo rodeando al Peliblanco que estaba de pie frente a ellos y todos guardaban un silencio absoluto.
     El Peliblanco estaba rojo, quizá por el sol que le pegaba en la cara y tenía los ojos cerrados, aunque a veces los abría y lanzaba alrededor unas miradas extrañas.
      Cuando por fin nos acercamos y miramos nos dimos cuenta. Delante de mí estaban Chema y el pequeño Agus, así que yo lo vi todo muy bien porque este último me tapaba muy poco.
     El Peliblanco estaba ya terminando. Tuvo como un estremecimiento y luego nos miró a todos, uno por uno, sonriendo, mientras se buscaba un pañuelo en el bolsillo.
     - No ha estado mal, ¿verdad, chicos?
     Nosotros no sabíamos qué decir. Él se acabó de limpiar, se arregló un poco el pantalón y salió de nuevo a la carretera rompiendo nuestra fila, como si fuera un torero de los que yo veía en la tele, en olor de multitudes.
      Todos los demás salimos también en silencio a la calle. Estábamos anonadados. Como si, de repente, se hubieran descorrido los visillos y nos hubiéramos encontrado un paisaje que no habíamos visto nunca.
       Yo iba con Julián y ninguno de los dos nos atrevíamos a decir nada. Junto al olmo de la plazuela estaban dos chicas de nuestra edad: Dorita y Conchi, que nos dijeron cuando llegamos a su altura:
       - Estábamos pensando esta tarde en jugar al  pañuelo. ¿Vais a venir?
       Nosotros las miramos como si fueran marcianas. No les dijimos nada y debieron vernos tan blancos y tan pálidos que tampoco insistieron.
      Pero la vida continuaba. Cuando llegamos a mi casa, mi hermana Tere estaba en la puerta. Parecía muy contenta, casi eufórica.
      - ¡Germán, ven! ¡ He recibido carta de Pili! ¡De Madrid!
      Y entonces Julián y yo empezamos a pensar en otra cosa. En aquella imagen un tanto brumosa, pero también brillante y hasta fantástica, que resumía nuestras ideas y pensamientos que rodeaban a aquella mágica palabra, al nombre de aquella gran  ciudad.

      Hoy he leído en el periódico que más de la mitad de los anuncios que ponen diariamente en la tele tienen un contenido sexual. Que se utilizan las formas de los objetos,  la música, los fragmentos del cuerpo de hombres y mujeres que se exhiben y  hasta los colores, para despertar a esa fiera interna que todos llevamos dentro a la que llaman libido.  Pero no directamente, porque hay reglas y códigos legales que hay que respetar, sino de una forma subrepticia y oculta, para inclinarnos, sin que nosotros nos demos cuenta, a comprar todo aquello que nos quieren vender.
      También he leído que más del 80% de las visitas y búsquedas  que se realizan en internet son a páginas de contenido erótico o directamente pornográfico, que están disponibles para cualquier persona, de cualquier edad, que sepa encender un ordenador.
    Hoy, con lo que está cayendo, pongo en su debido lugar al Peliblanco. Un chico primitivo e inaceptablemente exhibicionista, sin duda. Tal vez lo único que pretendía no era vender nada a nadie, sino quizá, solo, demostrar, con orgullo y directamente, eso sí,  y ante una audiencia inapropiada, eso también y, por ello,  absolutamente rechazable, lo que él ya era capaz de hacer con su cuerpo.



MEMORIAS DEL SAUCE CURVO: EL LIBRO DE LA GENERACIÓN DE LOS SESENTA. 
Pídelo en papel o digital en:
https://www.amazon.es/Memorias-sauce-Francisco-Rodr%C3%ADguez-Tejedor-ebook/dp/B01MRRFGF1/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1510784960&sr=8-1&keywords=memorias+del+sauce+curvo&dpID=51s33Vk7pLL&preST=_SY445_QL70_&dpSrc=srch

domingo, 12 de noviembre de 2017

DONDE NACE LA ALEGRÍA




DONDE NACE LA ALEGRÍA

La alegría es un pálpito extraño que cava sus raíces en la tierra honda. Y cría luego una extraña flor que llena de fragancia todos los rincones de tu casa. No hay vitamina que te llene tanto de energía, ni masaje alguno que te tonifique el corazón y te lo agrande tanto. Pesarás menos que una pluma y volarás sin esfuerzo hasta las colinas desde donde todo se ve más claro. Y no te cansarás jamás, ni podrá contigo la negra pena.

Tú eres el hombre más afortunado del universo. Porque ella te espera, con esa sonrisa que es lo más brillante que reluce en el firmamento y tú vas, a su encuentro, flotando por la calle, como lo hacen los globos llenos de aliento. Y encuentras el mundo tan bien hecho que la alegría te inunda y te desborda y la gente te mira con la boca abierta al pasar...




INCLUÍDO EN "MIL PALABRAS PARA EL OPTIMISMO". Últimos días de promoción.

martes, 7 de noviembre de 2017

sábado, 4 de noviembre de 2017

LOS MEJORES DÍAS DE TU VIDA



LOS MEJORES DÍAS DE TU VIDA


     Cuando llegan, una alegría honda te inunda por dentro. O, tal vez, sea solo esa paz, esa sensación íntima de bienestar,  que te reconcilia con el mundo.

      Esa culminación de los momentos redondos, que son como una sinfonía de colores, que pinta tu retina. De fragancias, que te llenan los pulmones cuando respiras. Y, entonces, te sientes tan ligero que podrías volar por un espacio lleno de luces, de estrellas, tan alto que  serías capaz de ver  el mundo entero de golpe, y comprenderlo y amarlo con todas tus fuerzas.

     Debe ser que, de vez en cuando, se junta, de golpe, todo lo bueno que hay en ti.  Y arrinconas las dudas y los miedos en una trastienda  a la que desarmas luego conectándote al enchufe de la claridad,  y de la esperanza,  del nuevo día.

     O, tal vez, es que dan fruto, de golpe también, todos los esfuerzos de tanto tiempo, y  florecen como los almendros, y se llenan de espuma, todos esos interminables páramos interiores de tantos días de desdichas y sufrimientos.

    Y entonces, una sensación de agradecimiento sin límites, de confort interior te invade y apagas la luz y sientes las sábanas de una suavidad misteriosa  y mágica.  Mientras cierras los ojos y te duermes como un bendito, acunando en tu interior estos momentos  inolvidables, pleno de felicidad, de gozo.





    Y, en ese instante, en la frontera que separa la vigilia del mundo de los sueños, un estremecimiento  te recorre la espalda, como una culebrina, anunciándote que has llegado al clímax. A lo más alto.

     O, tal vez, ay, sea solo, esa pequeña preocupación, que entra por una esquina del paisaje, y que va sembrando en ti, mientras tiemblas entre la profunda alegría y el incipiente miedo, la semilla del temor,  de la duda, de que esta plenitud, esta magia, esta borrachera placentera,  se convierta  con el paso de los días,  en dulce  y a la vez triste resaca.


    En ese tipo de recuerdos,  que también te aleccionan, de que una vez lo tuviste. Aunque lo perdieras. De que es posible.  De que esos días maravillosos , los mejores de tu vida,  si los buscas con paciencia, volverán de nuevo.


     DE MI ÚLTIMO, Y SEXTO LIBRO, "MIL PALABRAS PARA EL OPTIMISMO".
  ESTA SEMANA ÚNICAMENTE EN PROMOCIÓN ESPECIAL A SOLO 0,99 EUROS, DESCARGABLE EN CUALQUIER DISPOSITIVO: LECTOR, TELÉFONO MÓVIL, ORDENADOR AQUÍ:


       Para tener todas las ventajas de lectura, descarga así mismo la aplicación Kindle, gratuita, que se indica en está página.